INTRODUCCIÓN

En este tercer vídeo se analizarán las tres formas que hay para la venta física de la energía generada:

  • El pool.
  • Los futuros.
  • Los PPAs.

EL POOL

OMIP es el operador del mercado Ibérico de la electricidad, una cámara de compensación en la que se cruzan las ofertas de venta y compra de electricidad. En caso de no cerrar otro producto derivado la venta de energía quedará abierta al SPOT del pool, que no es más que un precio horario para cada MWh fijado por la tecnología más cara que se logra casar.

Precios del pool según ESIOS

Si quiere saber cómo funciona el pool eléctrico ibérico recomiendo:

LOS FUTUROS

Existen otras opciones a quedarse abierto esperando que el SPOT alcance los precios deseados: Una de ellas son los derivados, lo que llamamos FUTUROS.

OMIP ofrece derivados con entrega física de la energía para energía base (la de 24h al día) o pico (la de 8 de la mañana a 8 de la tarde) y con contratos por días, semanas, meses, trimestres y años y, además con una madurez máxima de 10 años. Pero se ha de tener en cuenta que si se desea cerrar un contrato muy alejado en el tiempo, seguro que tendrá poco volumen (habrá poca gente con intención de comprar esa energía) y, además, su precio será, previsiblemente, menor que el que alcanzará la electricidad en el SPOT cuando llegue esa fecha, debido al riesgo por la incertidumbre. También existen productos derivados que no llevan implícita una entrega física de la energía, pero se analizará en el siguiente vídeo.

LOS BILATERALES [Entre los que están los PPA]

La última fórmula es contratar directamente con el comprador de la energía, sea un consumidor o un comercializador. Esto se puede hacer mediante un contrato bilateral que, puede ser físico, es decir, tirando un cable que una a generador y consumidor o virtual.

La fórmula virtual puede ser un autoconsumo de proximidad, si se cumplen los requisitos o bien, directamente un contrato mercantil entre un generador y un consumidor. En estos PPA se definen todos los términos del acuerdo: La duración, el precio de la energía, la cantidad de la energía entregada y algo muy importante: LAS GARANTÍAS (Se ha de leer con voz cavernosa).

Estos contratos son mercantiles y están fuera de las coberturas que tiene una cámara de compensación habitual, por lo que en un escenario de incremento de precios de la electricidad el productor puede tener la tentación de romper el contrato y en caso de bajada de precios será el consumidor quien tenga esta tentación, por eso ambas partes han de cubrirse con garantías y penalizaciones. En mi opinión el coste de estas garantías, en muchos casos, hacen que estos PPAs dejen de ser interesantes económicamente.

MINIMIZANDO EL RIESGO – EL MIX RIESGO/PRECIO

Algo que es muy interesante tener siempre en cuenta es que tanto en un PPA como en un futuro, se pueden cerrar contratos de entrega de una parte de la energía, un %, o sólo un mes, o un bloque, … Por lo que se pueden hacer mezclas de bloques de energía con precio cerrado, lo que reduce el riesgo, con bloques en el SPOT que puede permitir maximizar los ingresos.

DESPEDIDA

En Quinto Armónico somos expertos en inversiones de generación renovable e hibridaciones. Si desea consultarnos sobre su proyecto, estaremos encantados de ayudarle. Puede localizarnos en seguirnos en nuestra página de Linkedin.