9.000 ingenieros podrían perder su trabajo a lo largo del año.

El plan de austeridad del gobierno va a conllevar un recorte presupuestario en las infraestructuras que el Ministerio de Fomento y sus empresas dependientes, como Adif, promueven. En lo que va de año la cuantía de la obra licitada por esta administración se ha reducido un 44%. Pero no es la única. Otras administraciones han reducido, incluso, más la inversión en obra nueva. El Ministerio de Medio Ambiente, en el primer semestre del año, ha reducido su inversión en un 66% con respecto 2009.

Estos recortes presupuestarios van a afectar a muchas empresas, principalmente constructoras y otras ligadas a éstas, como son las ingenierías. Aunque la paralización del sector no será total, el ministro de fomento ha dicho que «priorizará las actuaciones que sean más importantes para el conjunto del país» y «tratará de impulsar los proyectos más baratos».

Baby Engineer

Sigue leyendo