Hoy se ha publicado un artículo en Cotizalia, que nos debería hacer reflexionar sobre el futuro de la profesión. En él un ingeniero de caminos, pero es aplicable a cualquier otra rama, llama al articulista y le explica lo maltratada que está la ingeniería, cómo es denostada ante otros compañeros del sector y, cómo la formación recibida está perdiendo calidad:

.

Mira McCoy, ser ingeniero en este país no vale pa na. De verdad. Es como si no existiéramos. Los arquitectos estrella, que tanto gustan a las Administraciones, son los que crían la fama. Las constructoras, que ejecutan las obras, las que cardan la lana. Y nosotros, que participamos en el diseño con los primeros, supervisamos la actividad de los segundos, ejercemos tareas de control sobre el conjunto de los proyectos y asumimos la responsabilidad de que no haya errores que comprometan la seguridad de las personas somos, al fin y a la postre, los prescindibles. De verdad, dan ganas de tirar la toalla.

. (más…)