Una subestación transformadora muy sencilla

Hace unos días, por motivos de trabajo, visité Aranda de Duero. Como llegué pronto a mi reunión decidí tomarme un café en el polígono y dando vueltas buscando una cafetería encontré dos cosas: Una cafetería y, una subestación transformadora muy curiosa y sencilla. Esta instalación es la antagonista de aquel vídeo de cómo volaban las torres de Alta Tensión.

.

Es la forma de subestación más simple que se puede acometer, aunque ésta estaba en un estado de bajo mantenimiento la solución cuando menos es ingeniosa. Se trata de una subestación transformadora de 45kV a 400/230V y, entera montada en pórtico. Existen más en el polígono, pero ésta, concretamente, se encuentra en el cruce de las Calles Valladolid y Oporto.

.

Aquí les dejo un reportaje fotográfico de la misma con unas notas hechas por mi explicando cada uno de los componentes:

. Sigue leyendo

La grúa, el camión y el puente de San Pablo

ANTECEDENTES

Aunque el contenido de este artículo no sigue la línea editorial de Quinto Armónico, no puedo resistirme a publicarlo. Si me obligan a defender los motivos que me llevan a hacerlo, puedo hacer un alegato argumentando que está relacionado con la electricidad, el cambio de lámparas en alumbrado público, que tiene que ver con la seguridad industrial y, que además toda la información y medios audiovisuales han sido proporcionados por un Ingeniero de los más relevantes en el campo de la Eficiencia Energética.

El artículo estará dividido en dos partes. La primera la historia, la segunda el material multimedia.

LA HISTORIA

Un ingeniero compañero de Retein, por motivos profesionales, visita la ciudad de  Burgos, a su paso por el Puente de San Pablo ve como unos operarios cambian las lámparas del alumbrado público usando un camión cesta.

En ese momento, uno de los píes de apoyo hidráulicos del camión cede y, éste comienza a inclinarse hacia el río. Acercando, peligrosamente, la cesta con el operario al agua del Arlanzón.

El operario de la cesta, temiendo que el camión le caiga encima, salta al agua y nada a la orilla. El camión definitivamente volcado queda así:

Aunque la historia no acaba aquí.

Sigue leyendo