ANTECEDENTES

Hace unos días he leído que, ante la propuesta del Ministerio de Industria de regalar 49 millones de bombillas para reducir el consumo energético, Ecologistas en Acción advierten del peligro de éstas al contener Mercurio, un elemento altamente tóxico y han solicitado a los fabricantes que indiquen los niveles de esta sustancia y al Gobierno que paralelamente a la campaña de entrega de las bombillas se haga una de sensibilización para que los usuarios las depositen en lugares adecuados cuando finalice su vida útil.

OBJETO

El objeto de este artículo es arrojar luz sobre este asunto utilizando datos objetivos que permitan a los lectores formarse una opinión propia sobre el asunto. Además de que conozca las obligaciones de fabricantes, instaladores, distribuidores, consumidores y Gobierno según las leyes actuales.

EL MERCURIO DE LAS BOMBILLAS Y SU PELIGROSIDAD

Como leemos en la web de Ecologistas en Acción los niveles de Mercurio en cada bombilla están entorno a “es de unos 2 miligramos, mil veces menos que un termómetro, esta sustancia es extremadamente tóxica”. Podemos decir que la cantidad de mercurio es mínima, aunque ¿Podemos decir que es despreciable?

En 2007 la UE prohibió los termómetros de mercurio debido al peligro que conlleva una rotura y vertido del mismo.

En 2003 la revista Consumer publicó un artículo en el que se analizaban los peligros del mercurio. Según éste la OMS fijó la dosis que puede ser consumida semanalmente a lo largo de la vida,
sin incidencia negativa sobre la salud en 0,47 µg/d/Kg. Así que para una persona que pese 60 kg la ingesta máxima anual será de 0,47 x 60 x 365 = 10.293 µg/anuales = 10,29 mg/anuales.

Si cada bombilla contiene 2 mg de mercurio podríamos comer el mercurio de algo más de 5 bombillas al año sin peligro para la salud.

En cuanto a la inhalación no he encontrado valores con los que poder hacer los cálculos.

.

Su publicidad en Quinto Armónico

.

EL MERCURIO DE LAS BOMBILLAS Y SU LEGALIDAD

En 2005 se publica el Real Decreto 208/2005 sobre aparatos eléctricos y electrónicos y su recogida de residuos.

En su Artículo 3 se dice: “Los productores de aparatos eléctricos y electrónicos, de sus materiales y de sus componentes deberán: a) Diseñar todos los aparatos y las bombillas y luminarias de hogares particulares, de forma que no contengan plomo, mercurio, cadmio, …” Aunque hay excepciones ninguna afecta a los aparatos de alumbrado.

El ámbito de aplicación de este Real Decreto es el de “todos los aparatos eléctricos y electrónicos” con ciertas excepciones y todas las disposiciones que en él se detallan “serán definitivamente exigibles a los aparatos que salgan al mercado a partir del 1 de julio de 2006“.

RECOGIDA DE LAS BOMBILLAS DESECHADAS

Según el Real Decreto 208/2005 en su Artículo 4 los compradores de bombillas para uso doméstico podrán entregar sin coste alguno las que vayan a desechar en los siguientes puntos:

  • En los puntos de venta o distribución siempre que se adquiera una nueva bombilla para sustituir a la desechada.
  • En Municipios de más de 5.000 habitantes los Ayuntamientos dispondrán de puntos de recogida (Habitualmente en el punto limpio), si la población fuese menor se acogerían a la normativa de la Comunidad Autónoma.
  • Los fabricantes han de disponer de sistemas de recogida de las bombillas no destinadas a uso doméstico, aunque se les permite llegar a acuerdos con Ayuntamiento y Comunidades Autónomas para que hagan la recogida.
  • Los fabricantes, periódicamente, trasladarán las bombillas recogidas en los puntos anteriores y las llevarán a los centros de tratamiento habilitados para ello.

Muchos fabricantes están adheridos a la fundación ECOLUM que se encarga de la recogida y gestión de los residuos debidos a los desechos de sus productos.

ECOLUM publica el listado de los Centros de Recogida Temporal de Residuos.

Cabe destacar que obligatoriamente las bombillas han de contener un pictograma con un cubo de basura tachado para que los usuarios finales sepan que no se pueden arrojar a la basura corriente.

COSTES DE LA RECOGIDA DE LAS BOMBILLAS DESECHADAS

El 17 de Octubre de 2005 ADIME (Asociación Nacional de Almacenistas de Material Eléctrico) y ANFALUM (Asociación Nacional de Fabricantes de Luminarias) mantuvieron una reunión y concretaron como aplicar la tasa ECORAEE con la que se sufragará a ECOLUM esta recogida. La ECORAEE la abonarán los almacenistas y vendedores a los productores y estará claramente especificada en la factura y su coste será de:

Elemento a desechar ECORAEE
Tubos fluorescentes y lámparas compactas 0,30 €/Unidad
Luminarias de menos de 750 gr. (Sin lámpara) 0,30 €/Unidad
Luminarias de entre 750 gr. y 5 kg (Sin lámpara) 0,65 €/Unidad
Luminarias de más de 5 kg. (Sin lámpara) 0,85 €/Unidad

CONCLUSIÓN Y COMENTARIOS

1- Que Ecologistas en Acción denuncie la toxicidad de las bombillas de bajo consumo, atendiendo a la intoxicación por ingesta, es una auténtica estupidez ya que los niveles de mercurio son mínimos. Incluso me atrevo a decir que las bombillas de bajo consumo no contienen cantidades peligrosas de mercurio.

2- Que Ecologistas en Acción solicite al Ministerio una campaña para la correcta entrega de los desechos, por parte de los usuarios, es algo más que exigible ya que el pictograma es insuficiente. Más información sobre el desecho de las bombillas es necesaria.

3- La fabricación de bombillas de bajo consumo que utilicen mercurio no son legales, según se ha visto.

4- Que las bombillas desechadas se recojan de manera gratuita para el consumidor final no se aplica. La ECORAEE se aplica del fabricante al almacenista y éste lo repercutirá a los consumidores finales, aunque si se utilizase cualquier otro sistema su coste acabaría siendo repercutido, de igual modo, al consumidor final.

5- Lo más preocupante de lo expuesto en el apartado 4 es que el consumidor final paga un sobrecargo para que se recoja, pero como no sabe dónde y cómo entregarlas no se hace. Pagamos por su recogida y tratamiento, pero esto no se hace.

Cualquier comentario o corrección con respecto a todo lo expuesto será bien recibido.

EDICIÓN POSTERIOR A LA PUBLICACIÓN – ACLARACIÓN DE LAS CONCLUSIONES

Como la noticia del reparto de las bombillas y la de Ecologistas en Acción las leí en meneame al terminar el artículo decidí enviarlo allí, ya que están íntimamente relacionadas y creí que por ello deberían aparecer en el mismo foro. Además así conseguir promocionar algo más el blog.

En meneame la noticia ha provocado diversos comentarios, uno concretamente me ha hecho redactar esta modificación o aclaración ya que es crítico con mis conclusiones y con cierta razón ya que no han quedado claras.

El primer punto de las conclusiones debería haber quedado redactado en estos términos:

1- Cuando Ecologistas en Acción denuncia la toxicidad de las bombillas de bajo consumo, debería hacerlo de modo que no cause alarma social ya que como se ha explicado las bombillas no contienen cantidades peligrosas de mercurio en una intoxicación directa, es decir, el consumidor final podrá manipularlas sin riesgo alguno. Pero debido a la toxicidad del mismo las bombillas se han de desechar correctamente y disminuir la cantidad de esta sustancia que acaba en la cadena alimentaria al máximo. Para ello hay que articular mecanismos que mejoren la situación actual como se indica en el punto 2.

Resumiendo en una frase: Las bombillas contienen sustancias tóxicas que deben desecharse correctamente, pero en cantidades que las hacen inocuas para el consumidor en su uso diario.

Me alegra que la polémica haya surgido por lo escrito en las conclusiones y no en la exposición donde intento ser lo más objetivo, aunque la frase “Si cada bombilla contiene 2 mg de mercurio podríamos comer el mercurio de algo más de 5 bombillas al año sin peligro para la salud” no lo parezca mucho.

.